sábado, 28 de enero de 2017

Cuando lo perdemos todo


Aportacion de: Ben Ayala
~ ~ ~ ~ ~ 

" Servimos a un Dios que nos ama 
más a nosotros que lo que hacemos !"

  • , es verdad que el Señor quiere que trabajemos para dar de comer a nuestra familia y que cuidemos responsablemente del mundo que Él creó. 
  • También espera que sirvamos a las personas débiles, hambrientas, desnudas, sedientas y quebrantadas que nos rodean, y que nos mantengamos alertas ante aquellos que aún no han respondido al llamado del Espíritu Santo a sus vidas.

Pero, aun así, servimos a un Dios que nos ama más a nosotros que lo que hacemos.

Nunca debemos olvidar esto, porque tal vez llegue un momento en que nuestra capacidad para «hacer para Dios» se termine por problemas de salud, fracasos o tragedias imprevistas

En esas ocasiones, el Señor quiere que recordemos que no nos ama por lo que hacemos para Él, sino por lo que somos: ¡sus hijos! 

Una vez que le pedimos a Cristo que nos salve, nada —ni «tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada»—nos separará jamás «del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 8:35, 39).

Cuando todo lo que tenemos o hemos hecho ya no está, lo único que Dios quiere es que descansemos en nuestra identidad en Él.

Hermanos, Hermanas...Oremos:
"Señor, aunque pierda todo, que nunca me olvide de tu amor incondicional por mí, Amen"

Hno. Ben Ayala


" Cuando lo perdemos todo, 
Dios solamente quiere que descansemos en lo que somos en Él. "

viernes, 27 de enero de 2017

Dios nos utiliza, aunque nuestra tarea parezca insignificante.


Aportacion de: Ben Ayala
~ ~ ~ ~

La Biblia relata historias que nos hacen detener a pensar. 

Por ejemplo, cuando Moisés guiaba al pueblo de Dios a la tierra prometida y los amalecitas lo atacaron, 
¿cómo supo que debía ir a la cima del monte 
y mantener en alto la vara de Dios? 

No lo sabemos, pero sí se nos dice que, cuando Moisés levantaba la mano, los israelitas ganaban, y que, cuando la bajaba, vencían los amalecitas

Entonces, al cansarse Moisés, su hermano Aarón y otro hombre llamado Hur le sostenían los brazos para que los israelitas pudieran triunfar.

No se dice mucho sobre Hur, pero jugó un papel crucial en ese momento de la historia de Israel. 

Esto nos recuerda a los héroes inéditos; aquellos que sostienen y alientan a los líderes, y que suelen pasar inadvertidos. 

* * *

Tal vez los libros de historia mencionen a los líderes y los medios sociales los elogien, pero el Señor no ignora a aquellos que sirven en silencio y fielmente de otras maneras. 

Él ve a aquel que intercede diariamente por sus amigos y familiares; a la mujer que acomoda las sillas en la iglesia cada domingo; al vecino que se acerca con una palabra de aliento.

Dios nos utiliza, aunque nuestra tarea parezca insignificante. No olvidemos reconocer y dar gracias a los héroes inadvertidos que nos ayudan.

Hermanos, Hermanas...Oremos:

"Señor, que no dejemos de apreciar a los que nos ayudan, Amen"

Hno. Ben Ayala


Dios siempre ve a los héroes invisibles.

martes, 24 de enero de 2017

Señor .... nos aferremos a tu promesa !


Aportacion de: Ben Ayala

Un antiguo colega y amigo, actualmente es asesor financiero, describe así la realidad de las inversiones de dinero: 
«Espera lo mejor y prepárate para lo peor»

En casi todas las decisiones de la vida, queda la incertidumbre respecto a los resultados. 

Sin embargo, hay un camino que podemos seguir, al final del cual y sin importar lo que suceda, el esfuerzo no será en vano.

~ ~ ~

El apóstol Pablo pasó un año con los creyentes de Corinto, una ciudad conocida por su corrupción moral. 

Cuando se marchó, les mandó una carta donde los exhortaba a no desanimarse ni sentir que su testimonio para Cristo carecía de valor. 

Les aseguró que el Señor volvería un día y que aun la muerte sería conquistada (1 Corintios 15:52-55).

  • Permanecer fieles al Señor quizá sea difícil, desalentador e, incluso, peligroso, pero nunca carece de propósito ni implica tiempo o esfuerzo malgastados. 

Cuando caminamos con el Señor y damos testimonio de su presencia y poder, ¡nuestra vida no es en vano! 

Podemos estar totalmente seguros de que es así.

Oremos:

"Señor, en estos días de incertidumbre, que nos aferremos a tu promesa de que nuestro trabajo para ti cumplirá tu propósito y será de enorme valor ante tus ojos, Amen"

Nuestra vida y testimonio para Cristo nunca son en vano.