sábado, 13 de septiembre de 2014

Nunca volverán a ser exhumados ni examinados; No pienses mas en ellos !

Aportacion de: Ben Ayala
Mis primeros años de creyente en Cristo estuvieron cargados de presentimientos. Tenía la impresión de que, cuando Jesús volviera, se proyectarían todos mis pecados en una pantalla grande, para que todos los vieran.
Ahora sé que Dios prefiere no recordar ni siquiera una de mis transgresiones. Cada pecado ha sido sepultado en el mar más profundo, y nunca volverán a ser exhumados ni examinados.
«Hace uno o dos días, pensaba tristemente en el pasado; tantos pecados, fracasos y fallas de todo tipo. Estaba leyendo Isaías 43 y, en el versículo 24, vi: «…me fatigaste con tus maldades». Entonces, por primera vez, noté que no hay ningún espacio entre el versículo 24 y el 25: «Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados».
En realidad, cuando nuestro Señor Jesucristo vuelva, «… aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios» (1 Corintios 4:5). Ese día, nuestras obras serán examinadas y tal vez perdamos algo, pero no seremos juzgados por nuestro pecado (3:11-15). Dios verá lo que Cristo hizo por nosotros y no se acordará de nuestras maldades.

Cuando Dios nos salva, nuestros pecados son perdonados para siempre.
Cuando Dios nos salva, nuestros pecados son perdonados para siempre.
~~~~~~~~~~~~~~ 
 

ENLACE A GALERIA DE VIDEOS:http://tbmmissions.site44.com/
**************************************************************
======================
VISITA APOYA ESTE MINISTERIO.. Y COMPARTE EN NUESTRAS PAGINAS:
http://tbm-missions.blogspot.mx/

Lic. Roberto Antonio Bonilla Cea
https://www.facebook.com/roberto.bonillacea


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


~~~~~~~
~

sábado, 6 de septiembre de 2014

Cantar, Yo Quiero !

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Aportacion de: Ben Ayala
Cuando le pregunté a un amigo cómo estaba su madre, me dijo que la demencia senil le había robado su capacidad de recordar muchos nombres y acontecimientos del pasado. «Aun así —agregó—, todavía puede sentarse al piano y, sin la partitura, tocar de memoria himnos hermosos».
Hace 2.500 años, Platón y Aristóteles escribieron sobre el poder auxiliador y sanador de la música. Pero, siglos antes, el registro bíblico estaba saturado de canciones.
Desde la primera mención de Jubal, «padre de todos los que tocan arpa y flauta» (Génesis 4:21), hasta aquellos que «cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero» (Apocalipsis 15:3), las páginas de la Biblia resuenan de música. Salmos, llamado a menudo «el himnario bíblico», nos señala el amor y la fidelidad de Dios. El libro concluye con un llamado incesante a adorar: «Todo lo que respira alabe al Señor. Aleluya» (Salmo 150:6).
Como nunca antes en la historia, hoy necesitamos que Dios ministre con música nuestro corazón. Sea lo que sea que enfrentemos durante el día, que la noche nos encuentre cantando: «Fortaleza mía, a ti cantaré; porque eres, oh Dios, mi refugio, el Dios de mi misericordia» (Salmo 59:17).
~~~~~~~~~~~~~~ 
 ENLACE A GALERIA DE VIDEOS:http://tbmmissions.site44.com/
**************************************************************
======================

VISITA APOYA ESTE MINISTERIO.. Y COMPARTE EN  NUESTRAS PAGINAS:


Lic. Roberto Antonio Bonilla Cea

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
~~~~~~~
~


La alabanza a Dios surge naturalmente cuando enumeras tus bendiciones.

viernes, 29 de agosto de 2014

Terminos y Condiciones del Servicio

_____________________________________
 Aportacion de: Ben Ayala
Si eres como yo, raras veces lees todo el texto de los contratos de servicios por Internet antes de aceptar sus condiciones. Tienen una gran cantidad de páginas y la mayor parte de la jerga legal no tiene sentido para las personas comunes y corrientes como yo.

Por eso, me sorprendió bastante cuando una amiga de otro pais me mencionó un singular contrato de servicio para programas de computación. En lugar de ser una licencia llena de palabras donde se le dice a la gente cómo no usarla, el fabricante brinda una sencilla bendición al instar a los usuarios a utilizarla con buenas intenciones:

Que hagas bien y no mal. Que encuentres perdón para ti y perdones a los demás. 
Que compartas generosamente, sin nunca tomar más de lo que das.

En un principio, pensé: ¡Vaya! Imagina lo que sería si se escribieran más condiciones de contratos de servicios en forma de bendición en lugar de hacerlo como documentos legales. Después, pensé: El contrato que Jesús hace con nosotros es así. Él nos ofrece perdón del pecado, paz con Dios y la presencia del Espíritu Santo. A cambio, lo único que pide es que hagamos el bien (Gálatas 6:10), perdonemos como hemos sido perdonados (Lucas 6:37) y amemos a los demás como Él nos ama (Juan 13:34).

Lo maravilloso del contrato de Jesús con nosotros es que, aunque no cumplamos con las condiciones, seguimos recibiendo la bendición.

Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos... —Gálatas 6:10