sábado, 25 de marzo de 2017

Tienen Los cristianos la libertad para orar en cualquier forma que elijan ?

Aportacion de: Ben Ayala

Es posible recibir respuestas afirmativas a oraciones más a menudo, pero para hacerlo, los cristianos debemos orar conforme a la voluntad de Dios.

Un pastor dijo: “Para que la oración sea contestada afirmativamente, la gente debe orar en conformidad con la voluntad de Dios”.

Un gran ejemplo es la oración que el mismo Jesús hace en el Jardín de Getsemaní, en Mateo 26:39, en el que ora a Dios antes de su doloroso crucifixión: “Padre mío, si es posible, esta copa será tomada de mí. Pero no se haga lo que yo quiero, sino como quieres tú”.

  • Los cristianos tienen la libertad para orar en cualquier forma que elijan, pero deben asegurarse de agregar “hágase tu voluntad” para cada oración. Poner el asunto en manos de Dios y pedir voluntad perfecta.


La oración no es superar la resistencia de Dios; la oración no es que se haga nuestra voluntad en el cielo, es que se cumpla la voluntad de Dios en la tierra. Junto con seguir la voluntad de Dios, otra manera de tener nuestra oración contestada afirmativamente es confesar nuestros pecados, practicar el perdón, y evitar la tentación.

“Si usted piensa que no necesita perdón, entonces usted no pasa mucho tiempo en la presencia de Dios. Creo que la persona que realmente está creciendo espiritualmente será plenamente consciente de que su vida espiritual puede presentar deficiencias. El perdón es también importante porque nos permite avanzar hacia adelante e implicarnos más en la voluntad de Dios.

Los cristianos debemos dar gracias a Dios por contestar nuestras oraciones, y tambien por no complacer lo que no es parte de su voluntad.

Que hermoso es decir: “Dios prevalecerá sobre mis oraciones, porque yo he orado fervientemente, creyendo que se hará la voluntad de Dios”.

* * * *

miércoles, 22 de marzo de 2017

Cristianos y las fiestas mundanas.



Aportacion de: Ben Ayala
Una joven cristiana le pidió a su papá la llevara a una fiesta mundana. El padre que también era cristiano, se negó. Pero ante la insistencia de su hija que la llevara, que no iba a bailar, sólo iba a ver, aquel hombre accedió. 

En el camino al centro de fiestas, el padre le dijo a su hija, que llevaba un hermoso vestido blanco: Pasemos antes a la mina donde trabajo.Necesito recoger algo.¨ Pero papá replicó la muchacha, me voy a ensuciar mi vestido blanco¨.

¨Nó! contestó su padre, sólo vas a ver, no toques nada. Entraron a la mina, y al salir, el vestido blanco, hermoso de aquella señorita, estaba sucio, manchado por el polvo del carbón en la mina.


¨Papá, mi vestido está sucio lleno de carbón, pero si no toqué nada¨, exclamó angustiada la joven.¨Así, igual, le dijo el papá, en la fiesta del mundo te vas a ensuciar tu testimonio, tu vida cristiana, por el ambiente de pecado, aunque sólo estés viendo.

Juan 15:19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.



1 Juan 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.