viernes, 27 de febrero de 2015

Las Oportunidades que Dios nos Da!


Dios nos enseña que desde un principio nos ha dado oportunidades. Nos enseña a través del tiempo que los hombres y las mujeres compartían toda oportunidad de poder tener un legado, es por eso la importancia de pedir la dirección antes de tomar una decisión.

Y si nosotros hacemos conforme a la voluntad de Dios, el concederá todo lo que tú le pidas conforme a su voluntad.

Génesis 1

Yo soy una criatura de Dios echa a su imagen y semejanza. Hoy quiero enseñarte que hay cuatro provisiones de Dios:

1. Potencial: Todos nacemos con potencial, un poco más o un poco menos que los demás, pero todos tenemos un potencial.

2. Recursos: Todos tenemos recursos, unos menos que otros, pero todos tenemos.

3. Ambiente: Todos lo tenemos, unos más bonito que otros, pero todos tenemos uno.

4. Por último, la sumatoria de aprovechar bien el potencial, recursos y ambiente es que puedes aprovechar bien todas las oportunidades que se te presentan.

Dios nos da esas cuatro a todos. Fuimos creados con un potencial. La mayor parte de la gente se queja del potencial que no tiene. Tu mayor éxito es descubrir el potencial que tienes y desarrollarlo. Dios me dio un potencial que estaba adentro y que yo no sabía que estaba allí y es el de predicar su Palabra y hablar en público, pero no siempre fue así. Yo aprendí a hablar por amor a las almas y si se desarrolló, es porque había un potencial. Por eso, debemos descubrir cuál es nuestro potencial para poderlo desarrollar.

Debes de entender cuál es tu potencial. Si Dios me hizo a su imagen, ¿qué me cuesta a mí mantener una buena imagen? Si Dios se tomó la molestia de crear al hombre a su imagen, ¿por qué la gente desprecia su imagen? Hay que mantener una imagen que esté acorde a lo que realmente somos: imagen de Dios. Arréglese. La imagen, entonces es importante, sino ¿por qué Dios lo menciona primero?

Quienes creen ser hombres y mujeres de éxito cuidan la imagen que Dios les dio. La Palabra de Dios menciona en El Evangelio de Juan Capt. 6, que en una oportunidad en la que una multitud oía a Jesús durante todo un día, fue Él a decirles a sus discípulos que les dieran de comer y ellos dijeron "no tenemos dinero ni comida", y mientras sucedía esto, aparece un discípulo con un niño que tenía cinco panes y dos peces. Esto para cinco mil personas no era nada.

Ellos tal vez decían: "¿Cómo se le ocurre al maestro alimentar a tanta gente?". Y, de pronto, aparece un niño con cinco panes y dos peces; qué locura, "Jesús, ¿puedes hacer algo con esto?". Y Él dio gracias al Padre por lo poco que tenía y le dijo "sé que en Ti se puede hacer mucho con esto". De ese poco recurso comieron todos.

En la vida, no miramos el recurso que tenemos, sino el recurso que otros tienen. Vemos el de otros en lugar de usar el nuestro, yo no sé qué tienes, pero eso es lo que tienes; no voltees a ver lo que no tienes, porque con lo que tienes puedes hacer mucho para glorificar el Nombre del Señor. A veces por fijarnos en los recursos de otros, no usamos los nuestros.

Yo no te voy a preguntar por los recursos que tienen otros, ni qué recursos vas a tener, sino cuáles tienes tú ahora. Si son cinco panes y dos peces, pero eres humilde y los pones en las manos de Dios, se van a multiplicar muy bien. ¿No crees que una vida se puede vivir mejor usando lo que tenemos?

Ambiente. Ezequiel 28:13.

El tener el mejor ambiente no garantiza nada. Luzbel tuvo el mejor ambiente y cayó, porque cuando se quiere ser malo, no hay un buen ambiente, y cuando se quiere ser correcto, no hay ambiente que te detenga. A todos nos dio diferente potencial y recursos. En la Biblia, el que no es productivo con lo que Dios le da, aún lo que tiene lo pierde. ¿Cuál es el mejor ambiente que quisieran tener para su trabajo, oficina y familia?

La Tierra es nuestro ambiente, lo quisiéramos menos violento y con mayores oportunidades, lo quisiéramos con mil cosas. Pero el problema no es qué ambiente tienes, sino qué decisiones vas a tomar en medio de tu ambiente. Hay gente que crece con sus padres y se pierde, y hay gente que crece solo con un padre y lo aprovecha y prospera.

Adán se perdió en un buen ambiente, qué mejor ambiente que el de Adán. De la misma forma, Luzbel tenía un excelente ambiente y se perdió. ¿Qué mejor ambiente que el de Judas? Uno de primera, Jesús le cocinaba, aprendió a los pies del Maestro. ¿Por qué no dejas de poner esa excusa barata del ambiente y sales adelante en el tuyo? Hay gente que no tiene el ambiente que tú tienes, pero no te extrañe que si ponen su mirada en Jesucristo y se dejan de quejar por su ambiente, Dios los va a sacar adelante.

Me entristece por aquellos que tienen más que otros y viven protestando todo el tiempo. En tu mente, quizá siempre va existir aquello de: "Yo quisiera tal ambiente", pero puedes tener una actitud correcta para salir adelante en ese ambiente. La garantía está en tu corazón, que se disponga a hacer lo correcto no importando lo que pase; lo importante no es lo que no tienes, lo importante es lo que sí tienes, lo que te ha dado Dios y ser agradecido con eso.

Lo importante es salir adelante con lo que Dios te dio. Eclesiastés 9:11.

A todos les ocurre un tiempo y una ocasión. Cuando tú sabes usar tu potencial y tus recursos, sean pocos o muchos, y puedes desarrollarte en medio del ambiente que sea, las oportunidades llegan y debes estar preparado para tomarlas. Tal vez te quejas de la oportunidad que no has tenido para ser un lider de una empresa, y no aprovechas la tuya de ser supervisor. Si no aprovechamos lo que tenemos, lo vamos a perder. No todos tenemos la misma oportunidad. Si todos tuviéramos las mismas oportunidades, seríamos lo mismo.

Tú aprovecha tu oportunidad, aprovechemos cada quien la oportunidad que Dios nos da. Qué tal si aprovechas la tuya, bien aprovechada. Tu potencial te va a llevar a un nivel mayor. ¿Cuál es tu actitud con relación a tu potencial, tu ambiente y recursos? ¿Cómo te comportas con lo que sí tienes? ¿Estás actuando de tal manera que provoque a Dios a darte más?


En el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamanto:

1 Cr 13,2 “Si os parece bien y el Señor nuestro Dios nos da la oportunidad, mandemos aviso a nuestros compatriotas que quedan todavía en las diversas regiones de Israel, y también a todos los sacerdotes y levitas que se hallan en sus ciudades y tierras de pastoreo, invitándolos a que se unan a nosotros.

Sabiduria, Actuando así, enseñaste a tu pueblo que el hombre justo debe ser bondadoso, llenaste a tus hijos de una bella esperanza al darles la oportunidad de arrepentirse de sus pecados. Si a los cananeos, que eran enemigos de tus hijos merecían la muerte, los castigaste con tanta bondad y consideración, dándoles oportunidad de dejar su maldad.

Hch 11,18 Cuando los hermanos de Jerusalén oyeron estas cosas, se calmaron y alabaron a Dios diciendo: De manera que también a los que no son judíos les ha dado Dios la oportunidad de volverse a él y alcanzar la vida eterna! Ro 11,28

En cuanto al evangelio, los judíos son tenidos por enemigos de Dios a fin de daros oportunidad a vosotros; pero Dios todavía los ama, porque escogió a sus antepasados. 1 Co 7,21 Si cuando fuiste llamado eras esclavo, no te preocupes, aunque si tienes oportunidad de conseguir tu libertad, debes aprovecharla 1 Co 16,9 porque tengo (tú tienes) una gran oportunidad de trabajar allí en la obra del Señor y de obtener buenos resultados, a pesar de que muchos están en contra del evangelio.

2 Co 11,12 Pero voy a seguir haciendo lo que hago, a fin de no dar oportunidad a esos que andan buscando pretexto para tener un orgullo como el nuestro; Ef 4,27 No des oportunidad al diablo.

En vez de estar pensando en la mujer o el hombre que no tienes, abraza y respeta al que tienes. Señor, bendice a cada persona, familia y empresa aquí representada. Dios te da la oportunidad que le abras tu corazón a Jesús.

Si deseas tomar esta oportunidad, haz esta oración: "Señor Jesús, en este momento te abro mi corazón, perdona mis pecados, te recibo como mi Señor y Salvador y te pido y sé que perdonas mis pecados". Repite "Voy aprovechar el potencial, los recursos, el ambiente y las oportunidades que sí tengo y me dejaré de quejar de lo que no tengo."

Follow on Facebook TBM-Missions: https://www.facebook.com/roberto.bonillacea


Sitio Web Dedicado a Video: TBM-Missions TV

jueves, 26 de febrero de 2015

Piensa antes de actuar! Podemos analizar todo antes de actuar: "Si o NO"



Respuesta: Debemos actuar para tomar desisiones correctas y resolver nuestra parte del problema (Hechos 23:5). No podemos controlar la manera en que los demás actúen o respondan, pero sí podemos hacer los cambios necesarios para hacerlo por nuestra parte.


Conquistar nuestro temperamento no es algo que suceda de la noche a la mañana. Pero a través de la oración pidiendo ayuda, la lectura, el estudio de la Biblia, y la confianza en el Espíritu Santo de Dios, puede ser conquistado. 

Así como hemos permitido que las cosas seculares se hayan acumulado (atrincherado) en nuestras vidas por la práctica habitual, también debemos practicar, responder correctamente hasta que se convierta en un hábito que reemplace a las viejas actitudes. 

Estos son algunos Proverbios que tratan con el tema piensa antes de actuar:
  •   6:34 “Porque los celos son el furor del hombre, y no perdonará en el día de la venganza”
  • 14:17 “El que fácilmente se enoja hará locuras; y el hombre perverso será aborrecido.”
  • 14:29 “El que tarda en airarse es grande de entendimiento; mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.”
  • 15:1 “La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.”
  • 15:18 “El hombre iracundo promueve contiendas; mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.”
  • 16:32 “Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.”
  • 19:11 “La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa.”
  • 19:19 “El de grande ira llevará la pena; y si usa de violencias, añadirá nuevos males.”
  • 22:24-25 “No te entremetas con el iracundo, ni te acompañes con el hombre de enojos, no sea que aprendas sus maneras, y tomes lazo para tu alma.”
  • 27:4 “Cruel es la ira, e impetuoso el furor; mas ¿quién podrá sostenerse delante de la envidia?”
  • 29:8 “Los hombres escarnecedores ponen la ciudad en llamas; mas los sabios apartan la ira.”
  • 29:22 “El hombre iracundo levanta contiendas, y el furioso muchas veces peca.”

                                           Mateo 7: 1 - 5.    
“No juzguéis a nadie, para que Dios no os juzgue a vosotros. Pues Dios os juzgará de la misma manera que vosotros juzguéis a los demás; y con la misma medida con que midáis, Dios os medirá a vosotros. ¿Por qué miras la paja que tu hermano tiene en su ojo y no te fijas en el tronco que tú tienes en el tuyo? Y si tú tienes un tronco en el tuyo, ¿cómo podrás decirle a tu hermano: ‘Déjame sacarte la paja que tienes en el ojo’ ¡Hipócrita!, sácate primero el tronco de tu propio ojo, y así podrás ver bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Lucas 6: 37- 38, 41 - 45.
“No juzguéis a nadie y Dios no os juzgará a vosotros. No condenéis a nadie y Dios no os condenará. Perdonad y Dios os perdonará. Dad a otros y Dios os dará a vosotros: llenará vuestra bolsa con una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Dios os medirá con la misma medida con que vosotros midáis a los demás.”

Lo que Tú siembras es lo que Tú cosechas!

Follow on Facebook TBM-Missions: https://www.facebook.com/roberto.bonillacea

Sitio Web Dedicado a Video: TBM-Missions TV

viernes, 13 de febrero de 2015

La Palabra de Dios y Nosotros


Aportacion de:  Ben Ayala

La Palabra de Dios nos llega de muchas maneras. 
 
Las predicaciones bíblicas, la lectura, las canciones, los grupos de estudio y los artículos devocionales nos presentan las verdades del Señor contenidas en las Escrituras. 
 
Sin embargo, no podemos pasar por alto la lectura y el estudio personal.

Hace poco, mi corazón se conmovió con un estudio minucioso y párrafo por párrafo de Deuteronomio en paralelo con del Sermón del monte, en Mateo 5–7
 
Ambos pasajes contienen códigos de fe: los Diez Mandamientos (Deuteronomio 5:6-21) y las Bienaventuranzas (Mateo 5:3-12). Deuteronomio nos muestra el antiguo pacto: la ley que Dios quería que siguiera su pueblo. 
 
En Mateo, Jesús nos muestra cómo vino Él a cumplir esa ley y establecer los principios del nuevo pacto, el cual nos libera del peso de la ley.

El Espíritu Santo viene con la Palabra de Dios para enseñarnos, darnos poder, instruirnos, convencernos y purificarnos. 
 
El resultado es entendimiento, arrepentimiento, renovación y crecimiento en Cristo. 
 
«Cuanto más a gusto estemos con la Palabra de Dios, tendremos más fe y más de sus frutos». 
 
Oremos con el salmista: «Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley» (Salmo 119:18), para que podamos poner estas cosas en práctica en nuestra vida.

Cuando la Palabra de Dios está en nuestro interior, fluye de nuestra vida.
~~~~~
~~~
~